Saltar al contenido

Donald Trump contra la pared. El estado profundo sionista le presiona para atacar Irán, o cortar la exportación de petróleo que acabaría con su gobierno y el inicio del APAGÓN, y ataques de ondas escalares. Veremos bloqueo en Ormuz para subir el precio mundial del barril.

5 de julio de 2019

260px-Straße_von_Hormuz

La geoestrategia internacional cambia por semanas durante este año 2019.

Hasta 2018 incluso el conflicto sirio impulsado por Israel en el seno del Pentágono iba mucho más lento. Como una partida de ajedrez al lado de una piscina.

Ahora los jugadores de han sentado en sus despachos y están jugando online desde sus puestos y por ordenador.

Ayer y antesdeayer 3 y 4 de julio 2019 hubo una auténtica guerra cibernética librada en el espacio virtual. Las primeras evidencias se dejaron caer sobre Instagram. Miles de usuarios perdieron su contenidos en la nube y sus cuentas cayeron como en el pocker.

Es la evidencia de que se han desenvainado los sables después del breve encuentro privado entre Donald Trump y Vladimir Putin durante la cumbre del G20 en Japón.

Trump necesita subir el precio del barril para continuar las ganancias de Wall Street, y al mismo tiempo tiene la espada en el cuello de George Soros (dueño de JP Morgan y ARAMCO, tanto para los Rothschild como para los Rockefeller según convenga el juego de enfrentamiento).

Venezuela no ha funcionado para Trump. La contención de la frontera con México sigue amenazante para su economía doméstica, ya que la economía financiera ni sufre ni padece, pero si padece por el petróleo y el precio del barril si no se aumenta.

La subida de aranceles a las importaciones no le ha funcionado ni con China, ni con la UE. Y haciendo cuentas se han dado cuenta en Washington la banca sionista, de que no que con la cuota de adjudicación de participación en los beneficios del CETA no es suficiente. Apenas cubre la factura del ejército desplegado masivamente en las bases de todo el planeta y en los océanos, en Inteligencia, y en embajadas. Ni Cia, ni Usaid, ni departamento de agricultura y comercio bastan para sostenerlo, y la cuota del CETA viene a ser una propina. Es el sistema comiéndose al propio sistema, comiéndose a sí mismo. INSOSTENIBLE. Y que solo admite más y más leña hasta que explote cualquier día. El fin del petrodólar no tiene remedio ni enmienda, y el FMI y el Banco Mundial agonizan frente al Banco de Desarrollo.

Sólo queda el GOLFO PERSICO y EL ESTRECHO DE ORMUZ.

9d3a6273-4b8f-467b-916e-ffbee329dd79

Reactor nuclear de ARAK.

EL APAGÓN y nube radiactiva en todo el mundo árabe:

También queda el reactor de la central nuclear de ARAK en Irán y la intervención del virus israelí saurón y stuxnet para bloquear la refrigeración del reactor y crear una explosión que acabe con medio Irán y llene de radiación todo el Golfo Pérsico. Algo que encantaría a Israel. Los ataques cibernéticos de antesdeayer en las redes sólo están midiendo hasta que punto pueden penetrar la sofisticada red informática iraní para poner el marcha a saurón, stuxnet o morgoth.

Evidentemente el mundo árabe conoce, y especialmente Irán los planes de Israel y el Pentágono. Así que estamos ante una amenaza lógica del mundo árabe si Israel sigue con sus planes genocidas.

Trump no quiere la guerra pero le presionan.

La cuestión es que un comienzo es incontrolable militarmente hablando y el propio Trump lo sabe. Un sencillo amago de guerra para subir el precio del barril no garantiza que no se desarrolle la guerra total. Bloquear en Gibraltar un petrolero con destino a Siria por parte de la Royal British Army es una declaración de guerra en el Mediterráneo. Atacar petroleros como los dos sirios hace un par de semanas pero ahora en Ormuz sería un suicidio militar. Subiría el barril por desabastecimiento, pero tendría el efecto adverso de sublevación civil por necesidades básicas insatisfechas. Lo vimos en Venezuela con el bloqueo, sólo que la población norteamericana está armada. Sería un suicidio que solo podría llevar a la Ley Marcial, Jade Helm y campos FEMA. ¿O quizás es ese el efecto deseado por el estado profundo para recuperar el control total de la Reserva Federal y la emisión de moneda electrónica sin control. El petrodólar ha muerto y no lo sabe. La solución es difícil porque no la hay sin pasar por una gran depresión que superará a la de 1929 porque a diferencia de aquellos años ahora todo el mundo tiene créditos, hipotecas, coches financiados, y tarjeta visa endeudada. Será horrible y nadie lo quiere ver. Justamente el perfil de las grandes enfermedades cuando no se toman prevenciones. Unicamente prevenciones para la banca controlada por las trece familias judías que podrán tomar reservas de oro públicas, imponer comisiones de custodia por tener dinero en cuenta, o aplicar gastos nuevos al haber perdido la cláusula suelo.

EEUU es un secreto exportador de petróleo engañando a sus ciudadanos conque es importador -que sí lo es-. Pero si la exportación debiera descontar la importación no está siendo el caso porque la banca que la Reserva Federal que articula importaciones y exportaciones está beneficiándose en secreto ante sus ciudadanos de que están pagando una gasolina inflacionista con tal de pertrechar exclusivamente su propio beneficio con Trump o sin Trump.

Trump tiene que atacar Ormuz y eso le va a costar la presidencia y el futuro del país por gran depresión. Luego vendría otro Obama del Impero británico jarretero, y ahí se impondría el comienzo de la sharia en todo occidente.

¿Otras opciones?. Ya la comenté en un artículo anterior.

 

From → Uncategorized

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: